HIGIENE MENTAL

Estrategias para sanear la psique.

La higiene mental hace referencia al conjunto de hábitos y estrategias gracias a las cuales nuestra mente está en armonía con el entorno en el que vivimos y las personas con las que nos relacionamos.

Tenemos higiene mental cuando lo que hacemos y decimos encaja bien con la vida que queremos llevar en un contexto determinado. Este fenómeno está relacionado con una autoestima alta, un autoconcepto adecuado y una manera de ver la vida que se aleja del estancamiento emocional y las creencias limitadoras.

Claves para aplicar la higiene mental

1. Cuestiona tus expectativas
En ocasiones, buena parte del dolor emocional que nos produce nuestra vida viene de la existencia de unas expectativas poco razonables. Por eso es bueno preguntarse de dónde han llegado esas expectativas: ¿son fruto de la publicidad y del marketing? ¿Nos estamos comparando con personas a las que apenas conocemos y que fácilmente pueden ofrecer su mejor versión?

2. Despréndete de los imposibles
Otra clave para aplicar la higiene mental es reflexionar acerca de qué objetivos son, por definición, inalcanzables. Eso nos permitirá, en primer lugar, desprendernos de estas metas con mayor facilidad y, en segundo lugar, dirigir nuestra atención a objetivos estimulantes y realistas que estamos dejando escapar y que nos podrían ayudar a emprender una senda de desarrollo personal.

3. Cuida de tus relaciones
Párate a pensar sobre tus relaciones y si estas son simétricas o no. ¿Pasas mucho tiempo dedicando tiempo y esfuerzos a mantenerte cerca de gente que no te corresponde? ¿Deja pasar la oportunidad de estrechar lazos afectivos con gente para la que eres muy importante? La amistad y el afecto no es una mercancía, pero merece la pena cultivarlas para el bien mutuo.

4. Piensa sobre tus necesidades básicas

Es difícil sentirse bien psicológicamente si las necesidades básicas no están cubiertas. Es necesario tener garantizada una buena alimentación, un hogar y las suficientes horas de sueño.

Este último factor, que muchas veces es ignorado, es fundamental para que nuestro cuerpo se repare (incluyendo nuestro cerebro, responsable de nuestra vida mental) y, por lo que respecta a la dieta, es importante tener claro que comer mucho no equivale a disponer de todos los materiales que nuestro organismo necesita para funcionar bien.

5.Practica la resiliencia

La resiliencia es la capacidad de afrontar situaciones de crisis que pueden poner en riesgo nuestra felicidad, como la muerte de un ser querido o un despido. Implica aprender a distanciarnos de la lectura pesimista de la realidad y ver nuestro presente y nuestro futuro con mayor perspectiva. Esta será una poderosa estrategia que alimentará nuestra higiene mental.

6. Márcate objetivos concretos

Marcarse metas bien delimitadas nos permitirá mantenernos activos a la vez que ejercitamos nuestro ingenio y nuestra gestión de las emociones para que, trabajando de manera coordinada, nos permitan llegar a donde queramos.

Además, el hecho de marcarse unos días límite ayuda a combatir la procrastinación (o el síndrome de “ya lo haré mañana”).

7. Practica la atención plena

Gestionar los descansos y momentos de relajación es imprescindible para la higiene mental; no podemos estar siempre dándole vueltas a lo mismo o realizando las mismas actividades. Descansar nos permitirá liberar nuestra mente y romper con los pensamientos en bucle.

Esto podemos lograrlo a través de la oración, la meditación o el Mindfulness. Y, si realizamos esto en ambientes muy calmados y naturales, mucho mejor.

TIPS DE HIGIENE PSICOLÓGICA

ESTRATEGIAS DE COMUNICACIÓN ASERTIVA PARA LA FAMILIA

Este material nos ayudará a manejar algunas situaciones durante el periodo que permaneceremos en casa.

CONTENIDO DE HIGIENE PSICOLGICA – PREVENIR EL COVID

#Evita el agotamiento
Con semanas y meses de la pandemia de coronavirus por delante, es importante tener tiempo de inactividad. Mind recomienda continuar en contacto con la naturaleza y con la luz solar. Hacer ejercicio, comer bien y mantenerse hidratado.
AnxietyUK sugiere practicar una reconocida técnica para lidiar con la ansiedad y las preocupaciones, que consiste en:

  1. Reconoce y admite la incertidumbre que te viene a la mente.
  2. No reacciones como lo haces normalmente. No reacciones en absoluto. Hazuna pausa y respira.
  3. Repítete que es la preocupación que te está afectando y que una aparente necesidad de certeza no es útil ni necesaria. Se trata solamente de un pensamiento o sentimiento. No creas todo lo que piensas. Los pensamientos no son declaraciones ni hechos.
  4. Despídete de algunos pensamientos y sentimientos. Pasarán. No tienes que reaccionar.
  5. Explora el momento presente, porque ahora, en este momento, todo está bien. Mide tu respiración y las sensaciones de esta acción. Observa el suelo debajo de ti. Mira a tu alrededor y observa lo que ves, lo que oyes, lo que puedes tocar, lo que puedes oler. Luego pasa tu atención a otra cosa, a lo que necesitas hacer, a lo que estabas haciendo antes de que te dieras cuenta de las preocupaciones que te atañen.

#Autocuidado, rutinas y ejercicio: claves para cuidar la salud mental durante el aislamiento por coronavirus.

La situación de aislamiento afecta a todo el mundo, pero en población con problemas de salud mental “ese riesgo aumenta”, según Joseba Rico. “No dormir bien, no cuidarse, no comer bien… todo eso tiene su efecto en la salud mental. Las recomendaciones son las mismas para la población general que para las personas con problemas de salud mental, pero teniéndolas más en cuenta. La situación en sí misma provoca más factores de riesgo que pueden desencadenar algún síntoma o hacer que la persona se encuentre peor”, advierte el subdirector de AMAFE. Debemos “pensar que estamos ejerciendo el rol de ciudadanos responsables, que estamos contribuyendo a la sociedad. Que lo que estamos haciendo tiene un sentido, es por el bien común”, concluye Maite Marcos.

#Video estrategias para tener higiene psicológica frente al COVID - 19

Miedo y ansiedad por la crisis del coronavirus? Estos son los consejos de los psicólogos para tranquilizarte:

Prestar atención a los cuidados relacionados con la prevención de la transmisión y tratar de mantener la calma, entre los factores clave según los psicólogos.

Si no estás afectado por la enfermedad :

Aquí la ansiedad puede manifestarse de varias formas: con nerviosismo, agitación, estado de alerta; no poder dejar de pensar en otra cosa; necesitar estar permanentemente viendo y oyendo informaciones sobre el coronavirus; dificultad para desarrollar labores cotidianas. También se percibe en aquellas personas a las que les está costando conciliar el sueño y a las que les «cuesta controlar su preocupación y pregunta persistente mente a sus familiares por su estado de salud, advirtiéndoles de los graves peligros que corren cada vez que salen del domicilio.

Frente a esta situación, el colegio de psicólogos propone:

  • Identificar pensamientos que puedan generar malestar. Pensar constantemente en la enfermedad puede hacer que aparezcan o se acentúen síntomas que incrementen su malestar emocional.
  • Reconocer nuestras emociones y aceptarlas. Si es necesario, comparta su situación con las personas más cercanas a usted para encontrar la ayuda y el apoyo que necesita.
  • Cuestiónate: busca pruebas de realidad y datos fiables. Conozca los hechos y los datos fiables que ofrecen los medios oficiales y científicos y evite información que no provenga de estas fuentes, evitando información e imágenes alarmistas.
  • Evita la sobre información. Estar permanentemente conectado no le hará estar mejor informado y podría aumentar su sensación de riesgo y nerviosismo innecesariamente.
  • Contrasta la información que compartas. Si usa redes sociales para informarse, procure hacerlo con fuentes oficiales.
  • Cómo auto cuidarse en estos casos: los colegiados de la comunidad de Madrid recomiendan mantener «una actitud optimista y objetiva». Evitar hablar permanentemente del tema, apoyarse en familia y amigos y a ayudar a familiares y amigos a mantener la calma y un pensamiento adaptativo a cada situación», además de procurar llevar una vida normal en la que no se alimente el miedo de los demás.

Aquí el colegio de psicólogos propone

Si perteneces a la población de riego según las autoridades sanitarias

  • Seguir las recomendaciones y medidas de prevención que determinen las autoridades sanitarias. Confíe en ellos porque saben lo que tienen que hacer. Ellos tienen los conocimientos y los medios.
  • Informarse de forma realista.
  • No trivializar su riesgo para intentar evadir la sensación de miedo o aprensión a la enfermedad.
  • Si te recomendaran medidas de aislamiento, ten presente que es un escenario que puede llevarle a sentir estrés, ansiedad, soledad, frustración, aburrimiento y/o enfado, junto con sentimientos de miedo y desesperanza, cuyos efectos pueden durar o aparecer incluso posteriormente al confinamiento. Trate de mantenerse ocupado y conectado con sus seres queridos.
  • Genera una rutina diaria y aproveche para hacer aquellas cosas que te gustan pero que habitualmente por falta de tiempo no puede realizar (leer libros, ver películas, etc.).

Si estás padeciendo la enfermedad

  • Además de seguir las recomendaciones anteriores, los colegiados apuntan varios puntos clave para el autocuidado:
  • Maneja tus pensamientos intrusivos. No se ponga en lo peor anticipadamente.
  • No te alarmes innecesariamente. Sea realista. La inmensa mayoría de las personas se están curando.
  • Cuando sientas miedo, apóyate en la experiencia que tienes en situaciones similares. Puede que ahora no lo asocie por tener percepción de mayor gravedad. Piense cuántas enfermedades ha superado en su vida con éxito.

CONSEJOS PSICOLÓGICOS PARA LARGOS PERIODOS DENTRO DE CASA

A %d blogueros les gusta esto: